Banner

Consumer Electronics Show (CES), la exposición de tecnología más popular del mundo, que se realizó desde el 8 al 11 de enero en Las Vegas, Estados Unidos, no solo mostró televisores y computadoras, sino que también sirvió para dar a conocer el futuro de los rodados, como coches que reptan y otros que tienen inteligencia artificial.

Sin duda, el concepto más espectacular presentado en Las Vegas fue el Proyecto Elevate, de Hyundai, el rodado que repta. Todavía no se informó cuándo pasará a la fase de prototipo, pero su andar cual un reptil puede ser visto en el video oficial www.youtube.com/watch?v=SZvQtlh6ueM. El Elevate está pensado para situaciones de emergencia, como actuar en zonas afectadas por un terremoto o un tsunami.

Por su parte, Toyota mostró un sistema de conducción asistida llamado Guardian, que comparte algunas similitudes con el de los aviones caza. Los ejecutivos que lo presentaron a la prensa se encargaron de aclarar que no está ideado para substituir al conductor, sino para ayudarlo. Ante algún inconveniente en el camino, el Guardian se encargará de corregir los errores que comete el humano. Todavía no se informó en qué modelos de la empresa se instalará.

La marca Nvidia es famosa por su tecnología de microchips, sobre todo para video, pero también incursionará en la industria automotriz, como lo demodtró con la presentación en la CES de su tecnología Drive AutoPilot, que ofrece algún parecido con el Guardian de Toyota.

Otro fabricante de microprocesadores, Qualcomm, en alianza con Amazon (que lanza su asistente virtual, Alexa, en algunas marcas de automóviles), ingresa fuerte en el mercado de la fabricación de coches. Por medio de su hardware, Qualcomm colocará en los rodados los servicios de Amazon como Prime Video, Fire TV, audiolibros y Amazon Music.

La automotriz china Byton presentó en su coche M-Byte el panel de instrumentos más grande de la industria, de 48 pulgadas. También tendrá conectividad 5G.

La mayoría de los coches autónomos y eléctricos vistos en la CES incorporaron no solo inteligencia artificial sino también la veloz conexión inalámbrica 5G. Ford, por ejemplo, anunció que a partir de 2022 todos los coches fabricados en los Estados Unidos tendrán esta conectividad inalámbrica de alta velocidad.

Quienes querían ver coches autónomos, hasta la marca alemana Bosch, famosa por sus electrodomésticos, presentó su modelo para pequeños recorridos.

La clásica marca de motocicletas Harley Davidson finalmente reveló en la CES lo que costará su modelo eléctrico Livewire, que estará disponible en los Estados Unidos en 2020. Habrá que pagar 30.000 dólares por este rodado, cuya autonomía sus fabricantes dicen que es de 177 kilómetros y que puede alcanzar los 100 kilómetros por hora en 3,5 segundos.