Banner
Banner

Las ventas minoristas de los comercios Pymes finalizaron julio con una caída de 5,8 % frente a igual mes del año pasado (medidas a precios constantes). Acumulan una baja de 3,2 % en los primeros siete meses del año.

Frente a junio las ventas cayeron 0,8 % (sin desestacionalizar), una baja significativa siendo que julio es un mes donde naturalmente suben empujadas por las vacaciones de invierno.

El mercado de consumo acusó la caída en el poder adquisitivo, y si bien hubo muchas ofertas y liquidaciones, no alcanzó para contener la baja. El dólar, más quieto, fue un dato positivo, porque evitó que la gente destine su liquidez a comprar divisas, pero las tarjetas cargadas y las pocas oportunidades de cuotas sin interés retuvieron al consumidor.