Banner
Banner

zamudioDarío Zamudio, miembro del directorio de la empresa e integrante de la familia del fundador , señala la firma cumplió 50 años durante 2017 y  sigue apostando al crecimiento, a través de nuevos productos, innovación e inversión. "Si hay algo que nos enseñó la primera generación de la compañía es que siempre tenemos que ofrecer calidad y precio. Tratamos de que todos nuestros productos combinen estas dos características".

Con 50 años de historia, Don Satur es una empresa que fue creciendo sostenidamente hasta convertirse hoy en un jugador importante en el mercado. Con su producto insignia, el bizcocho de grasa que comenzó a elaborar Don Saturnino en 1967, la firma fue prosperando y se expandió a nuevas categorías: budines, pepas, bizcochos dulces, magdalenas, crackers, pan dulce y talitas. Y también incursionaron en una categoría novedosa para la empresa: yerba mate.

La fórmula del éxito de la compañía, según Darío Zamudio, miembro del directorio de la firma e integrante de la familia del fundador, es ser una empresa que sigue manteniendo un espíritu familiar, pero adaptándose a los nuevos tiempos. En 2010 incorporaron un gerente general para profesionalizar la gestión de la firma. Este gerente general depende de la junta directiva que está integrada en su totalidad por familiares del fundador, Don Saturnino.



En esta entrevista, Zamudio habla sobre cómo es el presente de la empresa, cuáles son las claves para mantenerse en el mercado y qué proyectos tienen para el futuro.

Actualidad en Supermercados: ¿Cómo fue el año pasado para Don Satur?

Darío Zamudio: El año pasado fue muy bueno, crecimos mucho. Y progresamos en varios sentidos. No solamente porque vendimos más de nuestros productos típicos, sino que también fueron muy buenas las ventas de los nuevos que lanzamos durante 2017. Por ejemplo, con nuestras Pepas nos fue muy bien, lo mismo con Batidos (magdalenas y budines).

AeS: ¿Cómo hicieron para crecer en un año en el que el consumo fue malo?

DZ: Lo hicimos porque crecimos en cantidad de productos. Con los productos tradicionales nos mantuvimos y los que crecieron fueron los lanzamientos. Con ellos no buscamos ganar nuevos mercados, sino acompañar aquellos en los que estamos presentes.

AeS: ¿Este fue el caso de la yerba que lanzaron el año pasado?

DZ: Claro. Pensamos que la combinación de yerba y bizcochos era ideal. Buscamos una yerba suave. Estuvimos mucho tiempo para lograr el blend que queríamos. Salió una edición especial por el 50º aniversario de la compañía. Y se vendió muy bien. Entonces continuamos con la comercialización. Creo que vamos a seguir creciendo en la venta de yerba, pero nuestra idea no es competir en esa categoría que tiene jugadores muy grandes.

AeS: ¿Cuál es la categoría que más crece en ventas?

DZ: Para nosotros siempre las categorías que más crecen son las nuevas. Porque el bizcocho o el pan dulce son productos muy instalados y masivos, entonces el porcentaje de crecimiento es menor que el de los lanzamientos. Los batidos son productos con los que nos está yendo muy bien y en los que estamos continuamente innovando.

AeS: ¿Qué lanzamientos tienen previsto para este año?

DZ: Estamos trabajando mucho con la línea de batidos. Por ejemplo, budines rellenos. Tenemos muchas propuestas que estamos analizando.

AeS: ¿Cómo es la relación con los canales de comercialización?

DZ: Muy buena. Como empresa, y a mí en particular, nos gusta estar en la góndola, en todos los canales. Nos gusta estar cerca de nuestros clientes y acompañarlos. Para mí, un factor fundamental es el respeto por el cliente y la atención que le brindamos.

AeS: ¿Cuánto representa para sus ventas los diferentes canales?

DZ: Para nosotros el supermercado creció mucho. El mayorista siempre fue un canal grande. Y nuestro foco ahora es crecer en el interior. En Buenos Aires estamos en todos los canales.

Las claves de Don Satur

AeS: ¿Cuáles son las claves de una empresa como Don Satur?

DZ: Nuestro secreto es ser una empresa familiar. Y, además, si hay algo que nos enseñó la primera generación de la compañía es que siempre tenemos que ofrecer calidad y precio. Tratamos de que todos nuestros productos combinen estas dos características. Sobre todo con la calidad. Si un producto tiene calidad y el precio puede ser un poco alto nos arriesgamos a salir igual. Pero si no tiene calidad, no sale al mercado. Si a nuestra familia no le gusta un producto, no lo comercializamos. No queremos sonar pedantes, pero tenemos tantos años en el negocio que sabemos cuáles son los gustos de los consumidores.

AeS: La góndola de galletitas tiene una diversidad de marcas importantes. ¿Cómo hace Don Satur para diferenciarse?

DZ: Lo que decía antes, precio y calidad. No hay más secretos. Es el éxito de cualquier producto. Don Satur es una marca referente. Y la gente sabe que al comprar uno de nuestros productos va a pagar un precio razonable por un producto de calidad.

AeS: ¿Cómo es para una empresa local competir con multinacionales?

DZ: Creo que no competimos. Nosotros somos diferentes. Las empresas multinacionales son muy grandes. Nosotros queremos seguir siendo una empresa familiar, y crecer de forma genuina.

Profesionalización

AeS: En 2010, incorporaron un gerente general a la empresa. ¿Por qué decidieron hacerlo?

DZ: La empresa fue creciendo y tomó una dimensión tal que nos dimos cuenta que necesitábamos ayuda. Hay muchos temas que escapaban a nuestro conocimiento como las cuestiones relacionadas con sistemas, por ejemplo. Así surgió la idea de tomar un gerente general. El gerenciamiento de nuestra empresa creo que es un caso atípico. Tenemos un directorio en el que somos todos familiares de Don Saturnino. Y de nosotros depende el gerente general. La familia aporta la práctica de 50 años de experiencia y los profesionales la parte técnica. Cada integrante del directorio se encarga de un área. Por ejemplo, yo del aspecto comercial. Nosotros estamos en el día a día de la empresa. Una vez por semana nos juntamos y debatimos ideas. Trabajamos mucho en equipo. A partir de ahí, el gerente general se encarga de llevar a cabo las ideas que surgen de estas reuniones con su equipo: un gerente de producción, otro de calidad y otro comercial.

AeS: ¿Están exportando actualmente?

DZ: Sí, comenzamos de a poco. Exportamos a Uruguay, EE.UU. y España. Por ahora este negocio no representa mucho en nuestra facturación, pero apostamos a que crezca. Vemos que el mercado local está llegando a su máximo y queremos expandirnos.

AeS: ¿Tienen previsto ampliar la capacidad de producción?

DZ: Estamos con un proyecto para instalar, en un predio de 12 hectáreas en Ezeiza, una planta modelo. Vamos a viajar a Europa para ver los hornos que vamos a instalar allí. Tenemos varias opciones que estamos analizando. Queremos tener la última tecnología para poder elaborar productos que salgan de lo convencional. En ese mismo predio también vamos a construir un centro logístico inteligente. Todas estas inversiones son realizadas con capital propio.