Banner

punto2Muy cerca de los barrios cerrados mejor catalogados de la ciudad, próximo a la escuela privada más importante de la misma y a clubes sociales ydeportivos, se estableció Punto Pellegrini, un centro comercial con la mira puesta en ofrecer una propuesta acorde a ese segmento de mercado y a medida de las circunstancias.

La propuesta se basó en crear un ámbito capaz de alojar el ramillete de comercios que resuelvan las necesidades y servicios básicos de ese entorno, apuntando a los usos, hábitos y costumbres de la gente que vive en los barrios privados. Todo esto sin dejar de seducir al target de gente que comulga con esta modalidad del resto de Pergamino.

Para eso, se pensó en enmarcarlo con una arquitectura afín con el entorno, tratando de que sea actual, pero también amigable y acorde con el lenguaje arquitectónico que hoy predomina en los countries,   de modo que su gesto, no le sea extraño a los habitantes que lo rodea.

Se trata de un centro comercial a cielo abierto de 2.220m2 de superficie cubierta en 2 plantas. La planta baja se resolvió en 1.525m2 compuesta por un supermercado de 750m2, un local multirubro de 83m2, y un resto bar de 110m2. y el resto distribuido en locales en locales que oscilan entre 40 y 60m2. La planta alta se proyectó de casi 700m2 repartidos principalmente en un gimnasio de 210m2 con expansión a una terraza, un salón de belleza de 85m2, locales varios y la zona de baños y servicios.

La construcción se dividió en tres etapas, la primera inaugurada en agosto del corriente, mientras que en noviembre abrirá sus puertas el supermercado y en enero del 2013 esta previsto empezar la tercera y última.

El terreno presenta algunas características algo particulares. En realidad como siempre lo hacemos, tratamos de tomar la síntesis del paisaje dominante y los accidentes del terreno, para hacerlo pertenecer aun más al entorno.

En este caso, lo mas importante fue que había unos árboles añosos y de muy buen tamaño, que en lugar de cortarlos para que no molesten, los tratamos de utilizar exaltándolos, tal es así que junto a la irregularidad que presenta el terreno, se hizo el edificio extendiéndose alrededor de estos, dejándolos como el atractivo de la composición. Son el centro de gravedad de todo el conjunto.

Al tomarnos a ese formato de terreno, nos pudimos expandir en toda su dimensión. Esto nos permitió jugar con una suerte de cinta arquitectónica que con su zigzagueante formato da la sensación que tiene una magnitud más importante de lo que realmente es.

Este diseño envolvente en planta, dio lugar a crear una plaza central, que con los árboles crea una sensación de oasis y también hace las veces de expansión. Es un contenedor en donde se desarrolla una vida suplementaria al recorrido que se plantea entre sus locales. Esta plaza se conforma a partir de esos dos brazos que enmarcan ese espacio sugiriendo ser un verdadero punto den encuentro.

El proyecto presenta un formato en el cual insinúa una cabeza (el supermercado), con 2 brazos (en donde se desarrollan los distintos comercios) que se extienden por la totalidad del conjunto. Esto configura la sensación de salir a buscar a la gente ofreciendo un amable abrigo, proponiendo un lugar estanco en donde se pueden desarrollan distintas vivencias que provoquen a la compra. Jugando con la proximidad del colegio no es extraño pretender que este sea el lugar de encuentro de la juventud.

Desde ya, esta intención arquitectónica no se logra solo con el formato que presenta su planta, para ello se agudizo el manejo del lenguaje arquitectónico y las proporciones con el cual, uno puede darle la escala, el dimensionamiento y el concepto necesario para expresar el mensaje que queremos dirigir al transeúnte de la zona.

La escala juega un papel primordial, ya que es la que arma el entorno que envuelve y cobija a la gente. Así se logra un ámbito gobernado y esto hace olvidar que el límite en altura, sigue siendo el cielo, aun cuando uno no se siente al descampado. El lenguaje arquitectónico lo hace dinámico y parece que siempre esta insinuando movimiento, por eso, esos brazos abiertos, muy lejos de estar estáticos, se ofrecen dispuestos a accionar. El manejo de los materiales, los colores, la iluminación, el uso de los claros oscuros, ayudan a armar ese movimiento danzarín que recorre toda la obra dotándola de esa predisposición con que se muestra al visitante.

Este es el concepto que siempre perseguimos, porque estamos convencidos que es la manera de sumar propuestas a la comercial. La arquitectura comercial no solo debe ser llamativa y agradable, debe expresar un mensaje acorde con el concepto comercial debe ser parte de la filosofía del complejo.

Nosotros seguimos siempre con la postulación de que la arquitectura es parte indisoluble de la propuesta comercial, la expresión arquitectónica debe provocar el deseo de conocer para ver de que se trata y ayudar a entender como funciona y que es lo que puede encontrar en el.

En el mundo hay muchos ejemplos de cómo conjugar el concepto comercial con el arquitectónico, el lenguaje de la comunicación, así como también la técnica que se desarrolla a partir del trato que se le da al cliente a cargo del personal. Todo esto se hace para lograr, no solo la satisfacción del consumidor sino, que el momento de su visita le resulte amable y haga convirtiéndose esto en una compra inolvidable.

Direccionando todas las disciplinas hacia el mismo hecho, estamos seguros que es la forma de orientar correctamente el esquema. La sumatoria de los componentes es lo que hacen conseguir los resultados.

Si logramos que la arquitectura sea rápidamente reconocible y fácilmente recordable, será la manera de estar siempre presente en la mente del consumidor y la forma de obtener otro punto que coadyuve en la sumatoria que perseguimos en la búsqueda del éxito.

                                            punto3punto6

                                          punto7punto5