Banner

El mercado de comercio móvil está despegando a nivel mundial, convirtiéndose rápidamente en el método número uno de compras deseado. Se pronostica que para 2020, m-commerce representará la mayor parte del gasto en comercio electrónico. El mayor acceso a la información y los datos, junto con la gran cantidad de tiempo que las personas pasan en sus teléfonos, un promedio estimado de 24 horas a la semana, ha contribuido a este crecimiento.

Los nuevos modelos de negocio basados en usuarios móviles están surgiendo cada vez más a medida que m-commerce continúa monopolizando más espacio en el mercado minorista. De hecho, los dispositivos móviles, como parte del comercio electrónico total, aumentaron del 52.4 por ciento en 2016 al 63.5 por ciento en 2018, y se espera que aumente al 72.9 por ciento para 2021.

Entonces, con todo esto en mente, ¿dónde se encuentran las mayores oportunidades en el mercado? ¿Cómo mantienen los minoristas el impulso sin sacrificar la innovación? Con la tecnología y el acceso a Internet mejorando continuamente, las oportunidades para actualizar el comercio móvil son infinitas.

Generar confianza y relaciones entre generaciones

A pesar del crecimiento del comercio móvil, sigue habiendo un desafío para los minoristas que desean apuntar a datos demográficos más antiguos. Mientras que los millennials y los consumidores más jóvenes son "nativos móviles", los compradores de otras generaciones a menudo desconfían de este nuevo canal minorista. La falta de fe en la tecnología que impulsa las compras móviles, incluidos los problemas relacionados con la seguridad de los datos, es la principal barrera que impide que esta generación dé el salto del comercio electrónico tradicional basado en computadoras de escritorio a comprar en sus teléfonos móviles.

Además de construir relaciones centrales con los clientes, el enfoque principal para el mercado de comercio móvil es hacer que el proceso de localizar y comprar un producto sea lo más fácil y ágil posible. Si desea atraer clientes y aumentar sus tasas de retención, debe generar confianza demostrando suficiente conocimiento sobre cada cliente a través de un marketing personalizado. El uso de la búsqueda visual, así como de la realidad aumentada para permitir que las personas se ubiquen y "prueben antes de comprar" se está volviendo cada vez más popular. El pago con un clic y las últimas opciones de pago, incluidas las billeteras electrónicas, también están reduciendo los puntos de fricción en el proceso de compra.

Adoptar las redes sociales y el "consumidor desplazable"

Una tendencia importante que las empresas deberían utilizar es distribuir el comercio a través de las redes sociales, así como la integración del proceso de compra en las plataformas de redes sociales que se ejecutan en dispositivos móviles. La reciente implementación de Instagram de la función de compras demuestra los beneficios del comercio móvil a los minoristas. La plataforma y el éxito de Wish se basan en el hecho de que las compras de los consumidores se realizan regularmente a través del "descubrimiento" pasivo, como desplazarse a través de un feed, en lugar de compras basadas en búsquedas más activas asociadas con el comercio electrónico tradicional. Con el enfoque de compra social adecuado, los minoristas pueden ver rápidamente que las redes sociales se convierten en una plataforma de ventas efectiva.

Las marcas pueden conectarse con los clientes de una manera más específica y personalizada a través de dispositivos móviles, sin mencionar que son mucho más baratas que la publicidad tradicional.

Taclear desafíos de frente

Por supuesto, hay una serie de desafíos que enfrenta el mercado. La capacidad de formatear plataformas que funcionan de manera rápida y sin problemas en diferentes tipos de dispositivos es uno de los desafíos constantes que se presentan. La experiencia del usuario debe adaptarse a todos los diversos dispositivos y modelos en los diferentes mercados, y con los teléfonos que cambian y se actualizan constantemente, esto es ciertamente difícil. Sin embargo, no es imposible con la estrategia correcta en su lugar.

Las empresas que simplemente han adaptado su sitio de escritorio para dispositivos móviles, en lugar de seguir una primera estrategia móvil, inevitablemente se quedarán atrás. Se ha descubierto que el 71 por ciento de los compradores prefieren las aplicaciones a los navegadores móviles cuando compran en su teléfono. Y con la experiencia del usuario en una pantalla más pequeña, la experiencia de compra y pago debe ser fácil, rápida y minimalista.

Si los minoristas comienzan a reconocer plenamente las diferentes etapas del proceso de consideración de compra, el mercado podrá abordar el diseño móvil, el compromiso y la optimización de manera mucho más efectiva que si se hiciera en un entorno aislado.

El potencial del teléfono inteligente es enorme en comparación con otros dispositivos, ya que el tiempo que pasamos en los móviles solo está aumentando. Y si los desafíos existentes pueden abordarse de manera efectiva, entonces el futuro del comercio móvil se ve brillante.

Por Daniela Engel - Gerente general para Europa del mercado en línea Wish.

Publicado en Retail Gazette.