Banner

costoEl costo del transporte subió 3,7% en julio pasado, la segunda alza más fuerte del año, informó la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC). En lo que va de 2019 el aumento de los costos del sector roza el 23% y llega al 60% en los últimos 12 meses.

El pago del primer tramo del acuerdo partidario y el aumento del combustible son los principales impulsores del incremento. La variación del dólar y las tasas de interés completan un escenario que afecta la competitividad del sector.

El aumento del costo laboral se debió al pago del primer tramo del acuerdo paritario de 2019, con su impacto directo en Personal (Conducción) del 11,5%, y en los rubros componentes relacionados: Reparaciones (2,63%) y Gastos Generales (6,5%). En segundo lugar, el nuevo ajuste del combustible es del 1,62%, que acumula un aumento de 17,6% en el año.

En tanto, por el lado de los costos del equipo, Material Rodante presenta una ligera disminución del 1,1%, mientras que Neumáticos vuelve a registrar una suba menor al mes anterior (1,3%). El resto de los rubros (Lubricante, Seguros, Patentes y tasas y Peajes) no sufrieron modificaciones con relación a junio, mientras que el Costo Financiero tuvo una disminución del 4,12%.

Tras la desaceleración en junio de 2019 (0,56%) y en un marco de inflación mayorista y minorista, julio se muestra como la segunda suba más fuerte de 2019 tras la de 8,6% de marzo, y luego de las subas consecutivas de abril (2,40%) y mayo (2,81%).

Según analiza el Departamento de Estudios Económicos y Costos de FADEEAC, las variaciones de los precios en el gasoil resultan atenuadas por el desdoblamiento del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL). Si esa recomposición se hubiese aplicado en la forma establecida, el incremento del gasoil debiera haber sido del orden del 2,5%, con lo que el Indice de Costos hubiera superado el 4% en julio.

Desde la desregulación del mercado de hidrocarburos en 2017, el gasoil se incrementó más del 135%, lo que impacta cada vez más en las estructuras de costos del transporte y agrava la ecuación económico-financiera de las empresas. Se debe a que el combustible es el insumo de mayor gravitación del sector, en particular en media y larga distancia: cerca del 40% de la estructura de costos.

Este panorama se oscurece un poco más por las caídas en los volúmenes transportados para el consumo masivo, la industria y la construcción, por ejemplo. Al contrario, la buena cosecha del agro aliviana la actividad en el transporte de cereales y oleaginosas, que, no obstante, sigue procurando un reconocimiento de los cuadros tarifarios vigentes.