Banner

empresariosUna encuesta de la consultora D'Alessio IROL entre 212 ejecutivos socios del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (Idea) revela una recuperación de las expectativas sobre la marcha de la economía nacional durante el segundo semestre de 2019, a la vez que atribuye al déficit fiscal y a la falta de acuerdo entre las distintas fuerzas políticas, en ese orden, la causa de la difícil coyuntura del país.

La encuesta evidencia un moderado optimismo de la evolución de las principales variables de la economía de acá a fin de año. Los ejecutivos ven en la estabilidad cambiaria, la desaceleración de la inflación y el equilibrio fiscal, entre otros, los principales factores positivos de la coyuntura, mientras que la preocupación hace eje en la falta de reactivación y una eventual devaluación.

En cuanto a las perspectivas, las expectativas sobre exportaciones continúan con balance positivo: un 70% de las empresas esperan aumentos de sus ventas y se percibe una leve recuperación del plazo de cobranza.

En un tema coinciden los ejecutivos de servicios e industria: aunque esperan estabilidad de las principales variables hasta las elecciones, la necesidad de impulsar una reforma impositiva es de sustancial importancia para el crecimiento de la actividad privada.

El desdoblamiento de la encuesta indica que el 43% de las empresas considera que verán incrementos de las exportaciones mientras que un 46% no alienta mayores expectativas a las actuales.

El 46% de los consultados confía en incrementar sus inversiones y un 39% prevé incrementar la dotación de personal.

Respecto al nivel de operación, contemplando que dos tercios de los consultados representan al área servicios (el restante tercio son industriales), el 32% de los empresarios manifestó que su compañía está operando por encima del 85% de su capacidad y un nivel similar la ubica entre el 50 y el 70%.

Se observa, además, una leve recuperación del plazo de cobranza con respecto al semestre anterior (pasó del 6 al 10%) y no tendería a agudizarse en los próximos meses. No obstante, un 75% prevé que los plazos continuarán en los mismos niveles.

Si bien la necesidad de una reforma impositiva resulta de vital importancia para ambos sectores (servicios e industria), hay una diferenciación en cuanto a las prioridades: los industriales consideran primordial la obtención de crédito y para el rubro servicios lo son los salarios y la atracción de personal idóneo.

Consultados en cuanto al impacto que generaría la puesta en marcha del acuerdo Mercosur-Unión Europea, se percibe una mirada positiva para las empresas del Mercosur, aunque las pymes industriales se muestran más cautelosas.

En lo que hace a recomendaciones de las acciones hasta las elecciones, el 23% de los consultados priorizó la importancia de informar y comunicar con claridad las medidas a futuro.

Un escalón más abajo, en cuanto a las sugerencias, se hace hincapié en contener la inflación (19%), concentrarse en la estabilidad económica (15%), realizar consensos con otros sectores políticos (9%) y mantener la estabilidad cambiaria (8%).