Banner

Anheuser-Busch InBev (AB InBev), la mayor cervecera del mundo (dueña de unas 500 marcas, entre otras Quilmes, Brahma, Stella Artois, Budweiser y Corona), ha llegado a un acuerdo para vender su filial australiana, Carlton & United Breweries (CUB), a la japonesa Asahi Group Holdings por unos10.040 millones de euros, según ha informado la multinacional.

AB InBev ha subrayado que la mayor parte de los ingresos de esta desinversión serán empleados por la compañía en reducir su deuda, que superó los 88.906 millones de euros tras la adquisición de la británica SABMiller, aunque la cervecera ha señalado que su compromiso de situar el endeudamiento neto por debajo de cuatro veces su meta de Ebitda en 2020 no depende del cierre de la transacción.

La operación representa un múltiplo implícito de 14,9 veces el Ebitda normalizado de 2018 y como parte de la operación, AB InBev otorgará a Asahi Group Holdings los derechos para comercializar en Australia su cartera global e internacional de marcas.

La venta de CUB, una vez completada, ayudará a AB InBev a acelerar su expansión hacia otros mercados de rápido crecimiento en la región Asia Pacífico y a nivel global, permitiéndole también crear valor adicional para los accionistas optimizando su negocio a un precio atractivo y desapalancando su balance, ha indicado la empresa.

"Seguimos viendo un gran potencial para nuestro negocio en Asia Pacífico y la región se mantiene como un motor de crecimiento de nuestra empresa", ha asegurado Carlos Brito, consejero delegado de AB InBev, quien ha subrayado la disposición "única" de la compañía para aprovechar las oportunidades de crecimiento en la región.