Banner

automotrizLa utilización de la capacidad instalada en la industria alcanzó en marzo último un promedio del 57,7 por ciento, 9,1 puntos porcentuales por debajo de la medición del mismo mes del año anterior, informó el INDEC el lunes 13 de mayo pasado. Según el indicador del organismo estadístico, la utilización de la capacidad de marzo respecto de febrero disminuyó 0,8 por ciento y bajó otro 6,8 por ciento al comparar el primer trimestre con igual período del año anterior.

La baja más pronunciada fue la de la industria automotriz, que tiene casi las tres cuartas partes de su capacidad de producción parada, afectada por despidos, suspensiones y paradas técnicas de plantas, con un promedio del 35 por ciento. La industria automotriz registró en marzo pasado un nivel de utilización de la capacidad instalada del 35 por ciento, inferior en un 23 por ciento respecto del mismo mes del año anterior, del 58,2 por ciento, originado en la menor cantidad de unidades fabricadas por las terminales automotrices.

Cinco de los doce sectores industriales que releva el INDEC se encuentran por debajo del nivel general del 57,7 por ciento y cuatro debajo del 50 por ciento. Afectada por la fuerte caída de la producción de autos, la industria metalmecánica presentó el segundo promedio más bajo, con un 43,1 por ciento, que significó 11,2 puntos porcentuales por debajo del promedio del 54,3 por ciento del 2018.

Le siguieron los productos de caucho y plástico con un promedio del 48,7 por ciento, como consecuencia de la menor producción de neumáticos y productos plásticos, y la producción textil con un nivel de utilización del 49,8 por ciento, inferior al registrado en el mismo mes del año anterior del 53,6 por ciento, por la menor elaboración de hilados de algodón y de tejidos.

También bajó la utilización de la capacidad instalada de la producción de alimentos y bebidas, que registró un promedio del 55,7 por ciento, inferior al 63,3 por ciento del año anterior, que se explica por la baja en elaboración de bebidas gaseosas, aguas, lácteos y carne.

Por encima del nivel general se ubicaron el sector de edición e impresión, con un promedio del 58,1 por ciento, insumos para la construcción con 62,4 por ciento, tabaco con 63,8 por ciento, la producción de acero y aluminio con un 69,6 por ciento, papel y cartón con un 71,1 por ciento y la refinación de petróleo, que promedió un 76,6 por ciento de utilización de su capacidad instalada.