Banner

warti1Walmart ha puesto en marcha un singular experimento en Estados Unidos, que servirá para probar todo lo que puede aportar la inteligencia artificial a la experiencia de comprar en una tienda. El Walmart Neighborhood Market de Levittown, Nueva York, se ha llenado de cámaras, pantallas interactivas y un impresionante centro de datos. Se lo denomina Intelligent Retail Lab (IRL). Se trata de probar ideas nuevas e innovadoras dentro de una tienda real que contiene más de 30.000 artículos.

"Tenemos 50.000 pies cuadrados de espacio comercial real. El alcance de lo que podemos hacer operativamente es emocionante ", dijo Mike Hanrahan, CEO de IRL. "La tecnología nos permite entender mucho más acerca de nuestro negocio en tiempo real. Cuando se combine toda la información que estamos recopilando en IRL con los más de 50 años de experiencia de Walmart en la gestión de tiendas se podrán crear experiencias realmente poderosas que mejoren la vida de nuestros clientes y empleados."

IRL está configurado para recopilar información sobre lo que está sucediendo dentro de la tienda a través de una impresionante variedad de sensores, cámaras y procesadores. Todo este hardware está conectado por cableado suficiente para escalar el monte Everest cinco veces y suficiente potencia de procesamiento para descargar música de tres años (27.000 horas) por segundo.

Según Hanrahan, lo primero en lo que este equipo ayudará a los empleados es a centrarse en el inventario y en la disponibilidad del producto. En resumen, el equipo utilizará la información en tiempo real para explorar eficiencias que permitirán a los empleados saber con mayor precisión cuándo reabastecer los productos en la tienda.

warti

"Los clientes pueden estar seguros de que los productos estarán allí y que la carne tendrá la frescura que requiere. Esos son los tipos de cosas con las que la IA realmente puede ayudar ", dijo Hanrahan.

Aquí hay un ejemplo en el que el equipo está trabajando para un futuro cercano: cuando el consumidor va de compras quiere que los productos que busca estén en stock cuando llegue a la tienda. En IRL, una combinación de cámaras y análisis en tiempo real activará automáticamente las notificaciones de falta de mercadería en góndola, alertando a los empleados cuándo deben reponer. Esto suena simple, pero significa que la tienda tiene automáticamente que detectar el producto en el estante, reconocer el producto específico (es decir, descifre las diferencias entre 1 kilo de carne picadas y 2 kilos de carne picada) y comparar las cantidades en el estante con la próxima demanda de ventas.

El resultado es eficiencia, es que los empleados no deberán recorrer continuamente la tienda para reemplazar los productos que se agotan en los estantes. Ellos sabrán qué traer antes de que los clientes se presenten. Con la tecnología de IRL, Walmart se asegura y los clientes podrán confiar en que los productos que necesitan estarán disponibles en el salón de ventas en el momento la compra.

Debido a que hay muchos escenarios como este para probar, IRL estará en el modo de recopilación de datos en sus inicios. La atención se centrará en aprender de la tecnología y comenzar a usar la información en ser mas eficientes en el control de inventario y evitar el quiebre de stock en góndola y no en implementar grandes cambios en la operación de forma rápida.

"No puedes estar demasiado enamorado de todo lo que puede dar la IA", advirtió Hanrahan. "Hay muchas cosas que se están haciendo, cosas que creemos que no son realistas a escala y probablemente a largo plazo no son beneficiosos para el consumidor".

Por lo tanto, antes de pasar a conceptos más futuristas, el equipo de IRL está comenzando con soluciones reales y prácticas, como el ejemplo del inventario de carne y otros como asegurarse de que los carritos de compra estén disponibles.

Entre los clientes que compartirán el experimento estarán los más de cien empleados de IRL, quienes realizarán estos experimentos minoristas todos los días, obteniendo una visión de primera mano de lo que es posible para el futuro. Con la tecnología que realiza tareas tan simples como evaluar si los carritos de la compra deben ser recolectados, el equipo de la tienda tendrá más tiempo para otras tareas, podrán dedicar ese tiempo que se ganó a las tareas que los humanos pueden hacer mejor, como ayudar a los clientes o agregar toques creativos a las exhibiciones de mercancía, el tiempo ganado se volcará a más servicio.

"Creemos que es algo con lo que nuestros empleados estarán entusiasmados", dijo Hanrahan. "La tecnología ha sido desarrollada para mejorar los trabajos, para hacer que sean más interesantes, para ayudar a aliviar algunas de las tareas de los empleados. AI puede mejorar las habilidades de las personas en un mundo que cambia muy rápidamente.", concluyó el ejecutivo.